17 de noviembre de 2008

MOVIMIENTOS CAMPESINOS (El Campo No Aguanta Más)

EL CAMPO NO AGUANTA MÁS, ¿LOS CAMPESINOS CUANTO AGUANTAN?

Pedro Echeverría V./Identidad Andaluza

Cuando el presidente Salinas firmó en 1993 el TLC con EEUU y Canadá, aseguró que un gran logro como éste significaba la entrada definitiva de México a Primer Mundo. Con este acuerdo, dijo, seríamos socios de las potencias del continente y conformaríamos la mayor área comercial de Norteamérica. Nuestras protestas entonces fueron motivo de burla porque Salinas en aquellos días estaba en la cúspide de su gobierno. Quizá perdió la elección en 1988 frente a Cuauhtémoc Cárdenas, pero le bastó el fuerte apoyo del PAN, de los empresarios, de los medios de información y del gobierno yanqui para, en menos de dos años, “legitimarse gobernando”. Cuando a mediados de 1993 comenzó a asegurarse la firma del TLC, Salinas y su mejor aliado, el PAN, comenzaron las campañas triunfales por la televisión a favor del acuerdo y Colosio Murrieta se fortaleció como el seguro candidato presidencial impuesto por Salinas. Por eso el levantamiento del EZLN el 1 de enero de 1994 nos revivió.

En diciembre de 2002 se inició una gran batalla campesina que pudo verse en la movilización del día tres que llegó al Congreso Nacional con un contingente de más de 2 mil 500 trabajadores del campo que pudieron exponer su situación ante diputados del PRI y el PRD. Eran 13 organizaciones entre las que destacaban la CNPA, la CIOAC, la UNORCA, etcétera y, según se publicó, contaban con el apoyo de la CNTE, del SME, del STUNAM, la UNT, bancada del PRD y varias representaciones más. Parecía un poderoso movimiento que obligaría al presidente incapaz y dicharachero Vicente Fox a dos años de gobernar. Pero el inexperto Fox pudo sortear el problema mediante promesas que luego fueron incumplidas y los campesinos, después de seis meses de diálogos, comisiones, confrontaciones, firmas de acuerdos, etcétera, sólo lograron algunas minucias a pesar de sus movilizaciones y los apoyos formales recibidos.

Sus demandas entonces podían resumirse en 1. La moratoria al apartado agropecuario del TLCAN; 2. Un programa emergente para reactivar de inmediato el campo y otro de largo plazo para reorientar al sector agropecuario; 3. Una verdadera reforma financiera rural; 4. Un presupuesto para 2003 que destine cuando menos 1.5 por ciento del PIB al desarrollo productivo del agro y otro tanto para el desarrollo social rural; 5. Una política alimentaria que garantice a los consumidores que los bienes agrícolas son inocuos y de calidad; 6. El reconocimiento de los derechos y la cultura de los pueblos indios. Las demandas, estaban bien planteadas y el punto primero (al parecer principal) planteaba desde hace 5 años la “moratoria” al TLCAN que el gobierno de Fox consideraba una “tontería” que no podría tocarse y para las dirigencias campesinas un “grave olvido” de cinco años que sólo recuerdan cuando parece que “ya hay palo dado”.

En especialista en problemas del campo, Armando Bartra, advertía entonces: Si la lucha de los campesinos es derrotado en los próximos meses, la situación de desastre que ya aqueja a cerealeros, productores de oleaginosas, cafetaleros, cañeros, piñeros, tabacaleros y demás, abarcará a avicultores, porcicultores, silvicultores… se extenderá en fin, a todos y a cada uno de los sectores rurales. De seguir así las cosas, en unos cuantos años el campo mexicano profundizará su condición de zona de desastre; devendrá páramo agropecuario y social. ¡Cuánta razón tenía el investigador Bartra! La situación de los campesinos ha empeorado y con ello la situación económica y política del país. Quizá los sectores medios altos y ricos no sepan de lo que se habla, pero basta con darse una pequeña vuelta por el campo y revisar algunos datos estadísticos para encontrar de qué manera se ha incrementado el desempleo y la miseria en el país.

Desde la firma del TLC los productores mexicanos fueron sometidos a una feroz y desleal competencia. Se dijo que el TLC facilitaría la modernización del sector agropecuario, sin embargo, la realidad es que la disputa por los mercados nacionales ha llevado al hundimiento de los agricultores que producen maíz, frijol, trigo, arroz, soya, azúcar, algodón. En esta brutal competencia los poderosos agroindustriales norteamericanos han recibido fuertes apoyos de su gobierno. En tanto los países de la OCDE, como Estados Unidos, apoyaron a sus agricultores con 37 por ciento de su ingreso, México es el país de la OCDE que otorga menos subsidios por unidad de producción. Los subsidios a los productores que antes del TLC se otorgaban a través de los precios de garantía, a partir de 1994 se transformaron en subsidios directos o Procampo. ¿Cómo nuestros campesinos pueden competir con los agroempresarios yanquis?

Los campesinos de “El campo no aguanta más” iniciaron su resistencia civil, como hoy se anuncia, en el primer minuto del año 2003 con el “estrangulamiento del puente internacional Córdoba/Las Américas, en Ciudad Juárez, Chihuahua donde dijeron, permanecerán tres días para impedir el ingreso al país de productos agropecuarios. Para los pocos dirigentes esta era una protesta simbólica, pero para el presidente Fox y el subsecretario de Gobernación, Altamirano Dimas, no hubo ningún bloqueo sino una simple manifestación de 70 personas en el puente que se redujo a 30 la siguiente noche. Sin duda el número de participantes fue superior, sin embargo no pudo garantizar una acción contundente que obligara al gobierno a comenzar a resolver el problema. Los apoyos de las organizaciones campesinas y de sindicatos fueron simplemente de palabra que no se concretó en los hechos. Eso dio confianza a Fox para seguir alargando el problema.

Desde aquellos días se denunciaba que la política del gobierno de Fox, siguiendo los planes de modernización impulsados por los más poderosos países, buscaba desaparecer a los 20 millones de campesinos, porque los consideraba “improductivos”. Decía Fox que hay que incorporarlos rápidamente a la producción en serie y en serio. Los campesinos por su parte confesaban: Estamos vendiéndole al mejor postor, pero desgraciadamente son los acaparadores quienes ponen las condiciones. Con la apertura no hay mercado para nuestros productos y las empresas de comercialización se están acabando. Todavía quedan algunas donde están integrados los productores de los ejidos, de la pequeña propiedad y colonos, pero son insuficientes para dar salida a toda la producción. Se nos está empujando al rentismo. Más del 60 por ciento de los ejidos están rentados y, peor, los tienen los terratenientes y latifundistas que eran los dueños.

El interrogante es el mismo: ¿Lograrán los campesinos la suficiente fuerza, así como el apoyo externo necesario para conquistar sus demandas? En el país se registra un enorme descontento de la población que tiene como base sus condiciones miserables de vida, pero esos cientos de frentes de lucha, esas miles de batallas en campos y ciudades, carecen de la mínima organización. Cada una de ellas, por pequeñas, son ignoradas o silenciadas por los medios de información y, cuando han crecido el gobierno no ha tenido problema para reprimirlas y desbaratarlas. La lucha de los campesinos puede ser un importante detonante del enorme descontento provocado por la carestía, los miserables salarios y los aumentos de precios de más artículos que se avecinan; pero si no logramos coordinarnos nuevamente seremos objeto de burla por la clase en el poder y Felipe Calderón, el hoy ilegítimo, aprovechará para consolidar su gobierno.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

hola

Anónimo dijo...

este articulo es demasiado bueno debido a que toca puntos estratégicos del movimento campesino

Anónimo dijo...

El artículo es muy completo ya que trata en forma global el descontento de los campesinos. La falta de apoyo del gobierno hacia el sector agrícola y la falta de políticas efectivas para hacer crecer la producción del campo.
El análisis que hace el autor nos deja claro los motivos de movilización

Anónimo dijo...

mu buen artículo, nos permite comptrender los estragos de los excesos de la globalización en el campo mexicano

alan sanchez dijo...

Creo que es muy importante el darnos cuenta de la grave situacion que atraviesa el campo y la agricultura en nuestro pais, es por eso que articulos como estos son muy ilustradores e importantes y nos permiten conocer causas y efectos de esta grave crisis.

Susana dijo...

Este articulo me parece muy importante ya que muestra la lucha de los campesinos y la indiferencia del gobierno mexicano ante las manifestaciones de este sin tomar en cuenta la gran parte de la poblacion mexicana que depende de este y que los tratados realizados con otros paises no estan bien planteados y lo unico que estan haciendo es afectando a los campesinos.

ricardo munguia dijo...

Es un articulo muy bueno, ya que en él nos podemos dar cuenta que con la firma del TLCAN por parte de Salinas es cuando comienzan los problemas más grandes para el campo, porque supuestamente era un tratado para mejorar lña situación de los campesinos y del campo mexicano, pero fue todo lo contrario, ya que antes eramos grandes exportadores de granos principalmente de maíz y ahora como se han estado quitado los aranceles hasta llegar a cero dependemos ya de productos del extranjero que los propios, por lo económico que resultan.

RICARDO MUNGUIA